Solicite información

Seguros obligatorios a vincular a la hipoteca

Según se contempla en la Ley Hipotecaria de 1946 y en el Real Decreto 716/2009, de 24 de abril, por el que se desarrollan determinados aspectos de la Ley 2/1981, de 25 de marzo, de regulación del mercado hipotecario y otras normas del sistema hipotecario y financiero, el seguro de incendios o daños, se constituye como el único seguro obligatorio por ley como consecuencia de la formalización de un préstamo hipotecario.

Dicho seguro de incendios se realiza en previsión de una destrucción total del inmueble objeto del préstamo, y que implica una indemnización que se hará efectiva conforme a lo acordado en la escritura pública. La entidad que otorga el crédito debe exigir que el hipotecado demuestre la adquisición de un seguro de este tipo sobre la vivienda hipotecada, pero esto no le concede el derecho de obligar a su cliente a adquirir dicho seguro en la propia entidad o en alguna aseguradora asociada.

La cobertura de este seguro de daños es sólo sobre el continente, es decir, sobre la casa, sin necesidad de incluir el contenido de la misma y su importe se calcula sobre la base del valor que consta en la tasación.

Seguros obligatorios hipoteca

La obligatoriedad del seguro de daños viene impuesta por dotar de seguridad al propietario de la vivienda, pero también por la propia necesidad de las entidades financieras de utilizar estos préstamos y créditos hipotecarios como cobertura de los bonos hipotecarios emitidos por ellas, al ser este bien la garantía de la devolución del préstamo. De esta manera, los riesgos mínimos que deben estar cubiertos son el de incendio y explosión, y el de contingencias naturales como tormentas o terremotos.

Seguros no obligatorios pero recomendables

  • Hay que diferenciar entre el seguro obligatorio de daños o incendios y el seguro de hogar o seguro multirriesgo, cuya contratación en ningún caso es obligatoria por ley. Este seguro de hogar, a diferencia del seguro de daños, no cubre sólo el continente sino también el contenido de la vivienda (muebles, electrodomésticos, joyas, etc.).
  • Al igual que ocurre con el seguro multirriesgo del hogar, no existe una obligatoriedad legislativa que obligue al hipotecado a contratar un seguro de vida. Este seguro cubre el riesgo de fallecimiento del titular del préstamo, es decir, si éste fallece es la aseguradora la que se encarga de cancelar el capital pendiente de pago.

Cualquier otra imposición por parte de la entidad financiera se entenderá como un elemento más en la negociación de la operación, aún cuando se pretenda dar un tono legal a esta contratación. Son conocidos los casos en los que la entidad financiera se desdice de esta supuesta obligatoriedad, al comprobar que otra entidad formaliza el préstamo sin contratar otros seguros distintos al de incendios.

A propósito de esto, consideramos interesante una lectura de la Ley 41/2007 de Regulación del Mercado Hipotecario, pues pretende aportar transparencia en las operaciones hipotecarias, en donde el propietario del inmueble conozca con total precisión qué tipo de productos va a contratar para así poder elegir libremente y conocer el límite de sus compromisos de pago.

En cualquier caso, nuestro consejo es que soliciteis que todas estas comunicaciones que os impongan obligaciones se efectúen por escrito, a través del cual podais comprobar las connotaciones legales de las mismas.

¿Necesitas ayuda con tu seguro?

Aceptar

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.
Al continuar con su navegación entendemos que da su consentimiento a nuestra política de cookies.